Si tienes un negocio o quieres emprenderlo, no te olvides de registrar tu marca para que quede constancia de que existes

Cuando creamos una empresa, lo primero que pensamos es en el producto o servicio que queremos ofrecer, cómo lo vamos a vender, dónde queremos estar y qué beneficios podemos obtener, pero no podemos olvidarnos de qué queremos transmitir. Debemos ser conscientes que la imagen y la marca son el primer impacto del cliente potencial, por lo que debemos cuidarla tanto como el producto o servicio que vamos a ofrecer, y dejar constancia de que existimos.

 

¿Qué diferencia hay entre marca, nombre comercial, denominación social y logo?

La marca es un signo que permite a los empresarios distinguir sus productos o servicios frente a los productos o servicios de los competidores.

El nombre comercial es el signo o denominación que identifica a una empresa en el tráfico mercantil y que sirve para identificarla, individualizarla y distinguirla de las demás empresas que desarrollan actividades idénticas o similares.

La denominación social es el nombre que identifica a una persona jurídica en el tráfico mercantil como sujeto de relaciones jurídicas y, por tanto, susceptible de derechos y obligaciones.

El logotipo es una abreviatura, palabra o palabras que tiene como principal función ser el distintivo de identificación de una organización

 

La Marca es el alma visible de la empresa

Para la mayoría de actividades empresariales, tener la marca registrada no es obligatorio en el marco legal, pero supone el derecho de uso exclusivo como ventaja principal y prohíbe a terceros su utilización sin consentimiento.

Para que la marca exista como tal, tiene que estar registrada en la OEPM (Oficina Española de Patentes y Marcas). El registro convierte al titular en el propietario de la misma, y es el único autorizado a usarla.

Antes de crearla, es conveniente realizar una búsqueda exhaustiva para comprobar que la creación que quiere registrarse no está reconocida en la OEPM y verificar que el dominio no existe en internet. Es muy importante este trámite ya que podemos encontrarnos con la sorpresa de tener todo creado y que nos llegue una reclamación de alguna empresa con el mismo nombre.

Las búsquedas se pueden realizar utilizando las bases de datos de acceso gratuito que ofrece la OEPM, o utilizando los servicios de pago que realiza esta oficina.

 

Pequeñas pinceladas… ¿Qué quiero comunicar con la marca?

Antes de proceder a la solicitud es primordial valorar las posibilidades de éxito de la futura marca.

Lo primero que debemos de tener en cuenta es que el nombre signifique algo para nosotros, y que además conecte con el posible consumidor.

 

¿Qué aspectos debemos tener en cuenta a la hora de crearla?
  1. Analizar la marca, sector y competencia.
  2. Elegir un nombre adecuado, flexible y duradero en el tiempo.
  3. Evitar asociaciones negativas
  4. Legible y fácilmente pronunciable
  5. Fácil de recordar
  6. Expresivo
  7. Significado e idioma (cuidado con el contexto cultural)

En definitiva, el registro de la marca hace que sea rápidamente reconocible en el mercado, distinguiendo la oferta de la competencia, por lo que es altamente recomendable cuidar todos los aspectos que la componen y dejar constancia de que existes.

Cándida Lorenzo Ferris
Responsable del Departamento de Marketing y Comunicación
Cándida Lorenzo Ferris

Responsable del Departamento de Marketing y Comunicación

  • Licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas
  • Máster en Dirección de Marketing y Gestión Comercial

https://emede-etlglobal.com/contacto/