A propósito de las recientes elecciones europeas y municipales, queremos aprovechar este post para reflexionar sobre el asunto de los Impuestos Municipales.

Muchas son las figuras impositivas que existen en la actualidad que “exprimen” aún más el ya bastante castigado bolsillo del ciudadano con la imposición indirecta (recordemos a modo de ejemplo que la mitad de lo que paga al llenar el depósito son impuestos, IVA e impuestos especiales fundamentalmente) y directa, en IRPF (con un tipo máximo del 48% en algunas CCAA como Cataluña), o el Impuesto sobre el Patrimonio (vetusto y obsoleto que inicialmente nació con una finalidad censal más que recaudatoria hoy carente de sentido) o qué decir del Impuesto sobre Sucesiones, (el “impuesto a la muerte” ya tratado en post anteriores)… En definitiva demasiada carga tributaria, sin el retorno deseado en favor del bienestar del ciudadano, aunque esta cuestión es “harina de otro costal”, sin entrar a fondo en ella, las administraciones públicas deberían procurar una mejor profesionalizada gestión de los fondos públicos, que son de todos.

Poniendo el foco en el asunto que hoy nos atañe, los principales impuestos que recaen sobre le ciudadano de a pie y para las empresas son: el IBI, la plusvalía municipal, Impuestos sobre Construcciones Instalaciones y Obras (ICIO), y el Impuesto sobre vehículos de tracción mecánica popularmente (IVTM), y por último el IAE para las empresas.

A modo de sugerencia y de reflexión personal, proponemos las siguientes medidas, algunas ya existentes en algunos municipios:

IBI: Bonificación para no residentes que adquieran su residencia fiscal en España e implante una actividad empresarial con requisitos de contratación y generación de empleo, así como para las familias numerosas y pensionistas. Añadimos aquí un tratamiento fiscal ventajoso para aquellos inmuebles que instalen sistemas de aprovechamiento de energías limpias y renovables.
Plusvalía municipal: Dada la situación de vacío legal y de litigiosidad actual de este impuesto y el mecanismo de cálculo absurdo que tenía, se tributaba ganando o perdiendo en la transmisión (hacienda o mejor dicho en este caso “el ayuntamiento siempre ganaba”), propongo directamente la bonificación al 100% del mismo, lo que en la práctica supone la total eliminación… ya pagamos bastante por la plusvalía generada en IRPF.
• Bonificaciones en ICIO para actividades generadoras de empleo en las que se contrate personal empadronado en el municipio.
• Bonificaciones en IVTM para vehículos eficientes desde el punto de vista ecológico.
• Al igual en IAE, bonificaciones en el impuesto por creación de empleo por

En definitiva, rebajas fiscales que buscan aliviar la presión fiscal al ciudadano y por otro lado atraer empleo, inversión y fomentar la generación de riqueza y ahorro. Estas propuestas deberían ir acompañadas con otras en la misma dirección desde la administración autonómica y central. Esperemos que esta música le “suene bien” bien al lector y sobre todo a los concejales recientemente elegidos para ocupar los asientos de nuestros ayuntamientos.

Luis Gajate Bonilla
Gerente, Área Contabilidad y Fiscalidad
Luis Gajate Bonilla

Gerente, Área Contabilidad y Fiscalidad

Economista / Asesor Fiscal
Miembro del Colegio de Economistas de Málaga.
Publicación periódica de artículos especializados de tributación.