Hoy en día es muy común ver cómo las pequeñas empresas familiares han evolucionado desarrollando nuevas actividades empresariales y líneas de negocio, diversificando, creciendo hasta constituir grupos de sociedades.

Muchas veces su desarrollo no siempre se produce de la manera más ordenada. Ya no solamente desde el punto de vista organizativo, sino también en el ámbito económico, financiero, fiscal o legal. Por todo ello, se recomienda constituir, una sociedad holding desde donde el grupo familiar participe y gestione las diferentes líneas de negocio.

Leer Artículo Ciudad con Alma