Hasta ahora, no depositar las CCAA de una sociedad en el Registro Mercantil, parecía carecer de importancia ya que, por regla general, la imposición de sanciones por su falta de presentación y depósito era una “rara avis”.

Esta forma de parecer pronto va a cambiar como consecuencia de la campaña que ha iniciado el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC) el cual ha anunciado que va a abrir expedientes sancionadores a las empresas que no depositen las CCAA, pudiendo situarse el importe de dichas sanciones entre 1.200 euros y 60.000 euros, por cada año no depositado, aunque estas pueden incluso alcanzar la cifra de los 300.000 euros en aquellos casos muy extremos.

Leer artículo Ciudad con Alma